BIENVENIDOS
VEA LOS SERVICIOS EN VIVO
REFLEXION PASTORAL
DECLARACION DE FE
MENSAJES A LA IGLESIA
HORARIOS Y ACTIVIDADES DE LA IGLESIA
ACCION EN FOTOS
CONTACTENOS
e-mail me

DECLARACION DE FE


 

1.- EL SEÑORIO DE JESÚS

En Iglesia Poder de Dios creemos, declaramos, confesamos y enseñamos, en base a la Biblia, que El Señor de esta Iglesia es nuestro Señor Jesucristo, propietario y cabeza de la misma, por la cual murió en la cruz y quien la instituyó, a la cual añade a los que van a ser salvos; y no siendo propiedad de un grupo de familias, ni de un grupo de hombres o mujeres, ni de quien apoya con más recursos económicos, ni de un líder u organización, asociación, convención o denominación. Es sólo de Jesucristo. Buscamos ser sensibles a lo que el Espíritu Santo quiera hacer con nosotros como Iglesia. Mateo 16:18; Hechos 2:47, 20:28; Efesios 1:17-23; 2:20-22; 4:11-16; 5:25; Colosenses 1:18; 2:19

2.- LA BIBLIA

La base de lo que creemos en Iglesia Poder de Dios, vivimos, enseñamos y sobre la que fundamentamos todo lo que hacemos como iglesia, y como creyentes, es La Biblia, que es la Palabra de Dios. Creemos en su inerrancia, en que es infalible y que en ella está toda respuesta; que es actual, fue útil en el pasado, lo es en el presente y lo será en el futuro. Su autor es Dios y fue escrita por hombres divinamente inspirados y es el registro de la revelación de Dios. El criterio por el cual se ha de interpretar la Biblia es Jesucristo. Juan 5:39; Hechos 17; 1; Romanos 15:4; 1 Corintios 15:3; 2 Timoteo 3:16.

3.- LA TRINIDAD

Creemos como Iglesia Poder de Dios en un sólo Dios, que se manifiesta en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, representado en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Este concepto hace a la Iglesia Cristiana Alianza, doctrinalmente trinitaria, aunque la palabra trinidad no aparece tal cual en la Biblia, pero sí el concepto por el cual creemos. Mateo 3:16-17; Romanos 8:9; 1 Corintios 12:3-6; Efesios 4:4, 6:1; 1 Pedro 1:2; Judas 20:21; Apocalipsis 1:4-5

4.- EL BAUTISMO

Creemos como Iglesia Poder de Dios en un sólo bautismo, no siendo opcional, sino un mandamiento de Cristo dado en ordenanza como confirmación del creer en El. Este debe de realizarse por inmersión en agua y en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Nos identifica con su muerte, sepultura y resurrección para andar en vida nueva. Todo creyente debe de obedecer esta ordenanza. Mateo 28:19; Marcos 16:16-20; Juan 3:5; Hechos 2:38, 10:48, 22:16; Romanos 6:1-14

5.- LA CENA DEL SEÑOR

Iglesia Poder de Dios cree que la Cena del Señor es una ordenanza que debemos de practicar de manera regular guiados como el Espíritu Santo lo muestre. Nosotros la celebramos cada mes y de una manera humilde, recordando la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo y su pronta venida; debiendo haber tenido la congregación un tiempo de prueba y meditación antes de participar, evitando así, hacerlo indignamente. Mateo 26:26-29; Lucas 22:14-30; 1 Corintios 11:23-30

6.- LOS MIEMBROS

Iglesia Poder de Dios está constituida por la congregación, la cual está formada por todas aquellas personas que han sido reconocidas como miembros oficiales de la misma. Reconocemos que es El Señor quien añade a la iglesia a quienes han de ser salvos. Los miembros, son hermanos comprometidos con el Señor Jesucristo, con el pastor, con quienes están en autoridad y con la Iglesia; pagan sus diezmos, entregan sus ofrendas; sirven en alguna área de la iglesia; son dóciles a la enseñanza, el discipulado y la corrección; y asisten y apoyan en todas las actividades y reuniones de la iglesia con alegría y sencillez de corazón; y siempre están dispuestos a mostrar el amor de Cristo, y defendiendo su iglesia incluso con la vida, como Jesús lo hizo. Mateo 16:18-19; 18:15-20; Hechos 2:41-47; 20:28; Efesios 1:17-23; 4:10-16; 5:25; Hebreos 10:25

7.- LOS SIMPATIZANTES

A Iglesia Poder de Dios asiste un segundo grupo de personas, que son los simpatizantes, Ellos asisten, no regularmente, y por lo general lo hacen cuando tienen alguna necesidad. No tienen un compromiso real con Jesucristo, con el pastor, o con los líderes y mucho menos con la iglesia, por lo tanto, a veces ofrendan, y raras veces dan el diezmo, aún sabiendo que es un mandamiento. Este es un grupo de los más exigentes; se quejan de los predicadores, quieren cambiar algunas normas dentro de la iglesia, y por lo regular, vienen de otras iglesias, ya sea, porque no se sintieron a gusto, o cambiaron de ciudad. Nuestros ojos están en ganarlos para Jesús. Romanos 12:9-21; Gálatas 5:16-26; Romanos 12:9-21; Hebreos 10:25.

8.- LOS VISITANTES

Tenemos en Iglesia Poder de Dios un tercer grupo de personas: el de los visitantes, que llegan por el letrero exterior del edificio, y por la evangelización que realizamos como iglesia en la radio y televisión y por el corazón fiel de los miembros, de invitar a vecinos, familiares o amigos. Este grupo es muy importante, porque lo constituyen quienes nos visitan por primera o segunda ocasión y es nuestro deseo, que sean parte de la iglesia. Mateo 28:19; Hechos 2:47, 9:31; Colosenses 4:5.

9.- LA IGLESIA

Iglesia Poder de Dios es neotestamentaria, y es un cuerpo autónomo de cualquier decisión o ingerencia externa. Nos regimos por una constitución y gobierno interno, que opera mediante procesos de elección bíblicos, bajo el Señorío de Jesucristo. Quienes dirigen bíblicamente esta Iglesia son los pastores o ancianos. El Nuevo Testamento nos señala que la Iglesia es el cuerpo de Cristo, un cuerpo local de creyentes bautizados, asociados mediante un pacto de fe, y en la comunión del evangelio, que observan las dos ordenanzas de Cristo. Juan 13:18, 15:16; Hechos 2:41-42, 6:1-7, 15:22; I Corintios 12:1-31; Efesios 4:1-16; 1 Timoteo 3:16; Tito 1:5-9.

10.- EL HOMBRE

Creemos en Iglesia Poder de Dios que el hombre fue creado por un acto especial de Dios, a su imagen, y es la obra y corona de su creación. La santidad de la personalidad humana se evidencia en que Dios creó al hombre a su imagen, y en que Cristo murió por el hombre; por consiguiente todo hombre posee dignidad y es digno de respeto y amor cristiano. Génesis 1:26-30; Mateo 16:26; Romanos 1:19-32, 3:10-18, 23; Efesios 2:1-22; Colosenses 1:21-22; 3:9.

11.- EL DISCIPULADO

En Iglesia Poder de Dios creemos que es deber y privilegio de cada seguidor de Cristo y de cada iglesia del Señor Jesucristo, esforzarse por hacer discípulos en todas las naciones. Es el deber de todo hijo de Dios ser un discípulo, o sea, alguien que se deja enseñar y paga el precio de seguir a Jesús cada día. Los miembros que no hayan sido discipulados no podrán tener el privilegio de servir en un puesto de autoridad o liderazgo. Génesis 12:1-3; Éxodo 19:5-6; Isaías 6:1-8; Mateo 9:37-38, 28:19-20; Lucas 9:23; Hechos 1:8; Efesios 3:1-11

12.- EL PECADO

En Iglesia Poder de Dios creemos que al principio el hombre era inocente del pecado y fue dotado por su Creador con libre albedrío. Por su libre albedrío el hombre pecó contra Dios y trajo el pecado a la raza humana. Solamente la gracia de Dios puede hacer que el hombre vuelva estar en santa comunión con Dios. La salvación es ofrecida gratuitamente a todos aquellos que reciben a Cristo Jesús como su Señor y Salvador. Génesis 1:26-30; Isaías 6:5; Mateo 16:26; Romanos 1:16-18; Efesios 2:8-22.

13.- LA SALVACION Y LA MISERICORDIA

Como Iglesia Poder de Dios creemos que la salvación es un acto de misericordia de Dios. Es un regalo de Dios por nuestra fe en Jesucristo y es una manifestación gloriosa de la soberana bondad de Dios, y es infinitamente sabia, e inmutable. Excluye la jactancia y promueve la humildad. Todos los verdaderos creyentes perseveran hasta el fin. Aquellos a quienes Dios ha aceptado en Cristo y ha santificado por Su Espíritu Santo, jamás caerán del estado de gracia o perderán dicha salvación, sino que perseverarán hasta el fin. Los creyentes pueden caer en pecado por negligencia y tentación, por lo cual contristan al Espíritu, menoscaban sus virtudes y su bienestar espiritual, hacen que haya reproches para la causa de Cristo y juicios temporales adversos a ellos; sin embargo, ellos serán guardados por el poder de Dios mediante la fe que produce salvación. Génesis 12:1-3; Exodo 19:5-8; 1 Samuel 8:4-7, 19-22; Isaías 5:1-7; Jeremías 31:31; Mateo 16:18-19, 21:28-45; 24:22,31, 25:34; Lucas 1:68-79, 2:29-32, 19:41-44, 24:44-48; Juan 1:12-14, 3:16, 5:24, 6:44-45, 64, 10:27-29, 15:16, 17:6,12,17-18; Hechos 20:32; Romanos 5:9-10, 8:28-39, 10:12-15, 11:5-7, 26-36, 5:9; 1 Corintios 1:1-2, 15:24-28; Efesios 1:4:23, 2:1-10, 3:1-11; Colosenses 1:12-14; 2 Tesalonicenses 2:3, 14; 2 Timoteo 1:12, 2:4-10; 1 Juan 1:7-9; 2:19, 3:2.

14.- EL DÍA DEL SEÑOR

En Iglesia Poder de Dios el primer día de la semana, Domingo, es el día del Señor. Es una institución cristiana de observancia regular. Conmemora la resurrección de Cristo de entre los muertos y debe de ser empleado en congregarse, darse a la adoración y la enseñanza espiritual, tanto pública como privadamente, absteniéndose de las diversiones mundanas, y descansando de los trabajos seculares, esperándose que únicamente se haga el trabajo indispensable y de misericordia. Exodo 20:8-11; Mateo 12:1-12, 28:1; Marcos 2:27-28, 16:1-7; Lucas 24:1-3, 33-36; Juan 4:21-24, 20:1, 19-28; Hechos 20:7; 1 Corintios 16:1-2; Colosenses 2:16, 3:16; Apocalipsis 1:10.

15.- LOS ULTIMOS TIEMPOS

Iglesia Poder de Dios cree que Dios, a Su tiempo, y a Su manera, traerá el mundo a su fin apropiado. Según Su promesa, Cristo regresará a la tierra de una manera personal y visible en gloria. Los muertos serán resucitados, y Cristo juzgará en justicia a todos los hombres. Los impíos serán consignados al infierno, que es el lugar de eterno castigo. Los justos, con sus cuerpos resucitados y glorificados recibirán su galardón y morarán para siempre en el cielo con el Señor. Isaías 2:4, 11:9; Mateo 16:27, 18:8-9, 19:28, 24:27-44, 25:31-46, 26:64; Marcos 8:38, 9:43-48; Lucas 12:40-48, 16:19-26, 17:22-37, 21:27-28; Juan 14:1-3; Hechos 1:11, 17:31; Romanos 14:10; 1 Corintios 4:5, 15:24-38; 2 Corintios 5:10; Filipenses 3:20-21; Colosenses 1:5, 3:4; 1 Tesalonicenses 4:14-18, 5:1-28; 2 Tesalonicenses 1:7-12, 2:1-17; 1 Timoteo 6:14; 2 Timoteo 4:1-8; Tito 2:13; Hebreos 9:27-28; Santiago 5:8; 2 Pedro 3:1-13; 1 Juan 2:28, 3:2; Judas 14; Apocalipsis 1:18, 3:11, 20:1 a 22:13.

16.- EVANGELIZACION Y MISIONES

Es en Iglesia Poder de Dios deber y privilegio de cada seguidor de Cristo esforzarse por predicar a Cristo y hacer discípulos. El nuevo nacimiento del espíritu del hombre por el Santo Espíritu de Dios, abarca el nacimiento del amor a los demás. Ese amor lo mostramos plantando e iniciando Iglesias en las Casas, en ciudades del Texas, en Estados Unidos y en otras naciones del mundo. Como iglesia oramos por un país diferente cada semana y apoyamos económicamente la obra misionera a través de nuestro Ministerio de Misiones. Isaías 2:4, 11:9; Mateo 16:27, 18:8-9, 19:28, 24:27-44, 25:31-46, 26:64; Marcos 8:38, 9:43-48; Lucas 12:40-48, 16:19-26, 17:22-37, 21:27-28; Juan 14:1-3; Hechos 1:11, 17:31; Romanos 14:10; 1 Corintios 4:5, 15:24-38; 2 Corintios 5:10; Filipenses 3:20-21; Colosenses 1:5, 3:4; 1 Tesalonicenses 4:14-18, 5:1-28; 2 Tesalonicenses 1:7-12, 2:1-17; 1 Timoteo 6:14; 2 Timoteo 4:1-8; Tito 2:13; Hebreos 9:27-28; Santiago 5:8; 2 Pedro 3:1-13; 1 Juan 2:28, 3:2; Judas 14; Apocalipsis 1:18, 3:11, 20:1 a 22:13.

17.- COOPERACION

Iglesia Poder de Dios reconoce como máxima autoridad a Jesucristo, Señor, dueño y cabeza de nuestra iglesia y familia. Estamos unidos en compañerismo nacionalmente a la Southern Baptist Convention, estatalmente a la Baptist General Convention of Texas, y localmente a la Asociación Bautista Fronteriza, las cuales no tienen ninguna autoridad sobre nuestra Iglesia. Dichos organismos tienen la firme comisión de servir a la iglesia ayudándonos a descubrir, combinar y dirigir las energías de nuestro pueblo de la manera más eficaz. Tenemos el deber de cooperar con la Asociación y la Convención para fomentar el ministerio misionero, educativo y de compasión, para la extensión del reino de Cristo. La unidad cristiana consiste en la armonía espiritual y en la cooperación voluntaria y decidida para lograr fines comunes que glorifiquen al Señor. Mateo 20:1-16, 22:1-10; Hechos 2:44-47; 1 Corintios 1:10-17, 3:5-15; Filipenses 1:15-16.

18.- LA IGLESIA, LA GUERRA Y LA PAZ

Iglesia Poder de Dios reconoce que debemos de estar en paz con todos los hombres en cuanto nos sea posible, y es deber de todo cristiano buscar la paz con todos los hombres, basándose en los principios de justicia. De acuerdo con el espíritu y las enseñanzas de Cristo, debemos hacer todo lo que esté de nuestra parte para poner fin a la guerra. La oración es un instrumento muy poderoso, pero el ponernos en acción al interceder ante las autoridades para promover la paz y la justicia, glorifica también al Señor. El verdadero remedio para acabar con el espíritu de guerra es el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Creemos que la respuesta a las necesidades del mundo es la aceptación de Cristo como Señor y Salvador y el conocer y estudiar La Biblia, fuente de toda sabiduría y que al practicar sus enseñanza trasforma al creyente. Isaías 2:4; Mateo 5:9,38-48; 6:33, 26:52; Lucas 22:35-38; Romanos 12:17-19, 13:1-7, 14:19; Hebreos 12:14; Santiago 4:1-10.

19.- LA IGLESIA, EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

Iglesia Poder de Dios reconoce que Dios ha ordenado a la familia como la institución fundamental de la sociedad humana, y que Dios ha instituido el matrimonio solamente entre un hombre y una mujer. Dios muestra a su pueblo, a través de la Biblia, el orden y forma en que debe de funcionar el matrimonio. El esposo debe de amar a su esposa como Cristo amó a la iglesia, sin caer en manipulación, esclavitud o servidumbre, sino en un espíritu de servicio y entrega a ella. El esposo tiene la responsabilidad dada por Dios de proveer para todas las necesidades, de proteger ante cualquier asechanza y de dirigir sabiamente y con tino a su familia. La esposa debe de someterse en amor al liderazgo de su marido, así como al Señor. Tiene la responsabilidad dada por Dios de respetarlo y servirlo como su auxiliar en el cuidado y atención de la familia. El matrimonio no son hombre y mujer trabajando cada quien por su lado, sino los dos son uno sólo, muy unidos, trabajando en los planes que Dios establezca para ambos en compañía de sus hijos. Génesis 1:26-31, 2:18-25; 3:1-24; Ester 1:20; Proverbios 18:22; Mateo 5:32; Marcos 10:9; 1 Corintios 7:10-11; Efesios 5:21-33; Colosenses 3:18-19; 1 Timoteo 3:11; Hebreos 13:4.

20.- LA IGLESIA Y LOS HIJOS

Iglesia Poder de Dios reconoce que Dios ha instituido el matrimonio, y ambos, en compañía de sus hijos forman la familia. Los niños desde el momento de la concepción, son una bendición y herencia del Señor. Los padres deberán mostrar a sus niños el modelo de Dios para el matrimonio. Los padres deberán enseñarles a sus hijos valores espirituales y morales, distinguiéndoles, por medio de un ejemplo de estilo de vida cristiana y una disciplina bíblica basada en el amor, respeto, honra, obediencia y corrección. Es responsabilidad de los padres enseñar a los hijos las verdades de La Biblia, estando en la casa, andando por el camino y al acostarse y levantarse, para que cuando fueren viejos no se separen del Señor. La iglesia es de gran ayuda para que los padres aprendan a cumplir esta gran responsabilidad delante de Dios. Deuteronomio 6:7; Salmo 127:3-5; Proverbios 13:24, 19:18, 22:6, 22:13-1; Mateo 19:14; Marcos 7:10; Efesios 6:1-3; Colosenses 3:20-21; 2 Timoteo 3:2.

21.- LA IGLESIA Y EL ABORTO

Iglesia Poder de Dios reconoce que Dios es el dador de la vida y que el ser humano no tiene ninguna autoridad para decidir el que un niño deba nacer o morir después de ser concebido. En los Estados Unidos es legal asesinar niños antes de que estos nazcan; existen clínicas y programas del gobierno que ayudan a cometer estos homicidios. Como iglesia, creemos que tenemos el deber de ser influencia en nuestra sociedad para preservar la vida de los bebés, independientemente del origen o circunstancias de su concepción, ya sea por violación, incesto, enfermedad, o por ser un bebé no deseado. Creemos que debemos de usar todos los recursos que estén en nuestras manos, para preservar la vida de esos inocentes sin defensa, que merecen nuestra protección, ya que son creación de Dios. Exodo 1:17; Salmo 139:13; Isaías 49:1; Jeremías 20:13-18; Lucas 1:42, 11-27; Marcos 9:37.

22.- LA IGLESIA Y SATANAS

Iglesia Poder de Dios cree en la personalidad de Satanás o el Diablo, que es un dios maligno de este siglo, que dirige y moviliza a potestades, principados y gobiernos de las tinieblas con poder y que están destinados al juicio y muerte eterna en el lago de fuego. Mateo 4:1-3; Efesios 6:10-18; Apocalipsis 20:10.

23.- LA IGLESIA Y EL GOBIERNO CIVIL

Iglesia Poder de Dios cree que el gobierno y sus autoridades fueron ordenadas por Dios, para mantener el orden y ser de beneficio para los pueblos. Debemos de sujetarnos a las autoridades y orar por ellas, honrando y obedeciendo a quienes nos gobiernan. Exodo 18:22; 2 Samuel 23:3; Daniel 3:17-18; Mateo 22:21; Hechos 4:19-20, 5:29, 23:5; Romanos 13:1-7.